GALPÓN VÍCTOR JARA: CORRELÉ CORRELÉ CORRELÁ, CORRELÉ QUE TE VAN A MATAR

Me mandaron una carta por el correo temprano…
…la carta dice el motivo…
… habráse visto ignorancia barbarie y alevosía
…yo pido que se propale por toda la población
que la derecha es sanguinaria en toda generación…
… por suerte tenemos email
también tenemos voz…

La carta de Joan Jara dice

El día miércoles 8 de octubre a las 16.00 horas, el Consejo municipal de la
Municipalidad de Santiago vota la moción de clausura definitiva del Galpón
Víctor Jara por considerarlo de “carácter conflictivo” según inspectores
municipales y los informes de Carabineros de Chile.

Mucho se habían demorado. El galpón al menos desde el 2003 abría sendas por los cerros, las sendas musicales más importantes de la década en la capital chilena. Sé que la historia lo dirá: nada importante ha pasado en los últimos años en Santiago que no haya esparcido sus sonidos ruidosos, energéticos y vitales por las paredes del Galpón Víctor Jara.

El Galpón Víctor Jara ha sido en los útlimos cinco años una suerte de templo mayor de nuestra nueva música. Nido natural de toda banda con propuesta, en el Galpón se ha ido conformando un movimiento artístico coherente, cohesionado, de alta ética y estética popular, más allá del hecho de que musicalmente responden a géneros distintos, todos eso sí unidos por una remirada a los ritmos de América.

El galpón es plaza pública donde nos encontramos en el baile, en la fiesta, en el cansancio feliz de la euforia. Ahí Chico Trujillo comenzó a pavimentar el camino que abrió un nuevo espacio de difusión y de escucha para las bandas que iban emergiendo. Ahí comparten escenario en una misma noche Los Trukeros, La Banda Conmoción, Mauricio Redolés, Chorizo Salvaje y La Patogallina Saunmachín. Ahí ocurre lo esencial del Santiago sonoro del siglo nuevo.

La primera vez que entré al Galpón me encontré al fin con la música que tanto había buscado. ¿Qué cumbia era esa, tocada por músicos de ska, rock y reggea, bailada por punkies renovados, universitarios diversos y cuicos abajados? ¿Qué ranchera llegaba a mis oídos machacada por guitarras punkies y ritmo infartante? En ese espacio, muchas noches, ahí donde solo 500 personas caben, la ciudad late. Late con furia, con ritmo, con carnaval, con discurso, con propuesta. Desde ahí la Conmoción le devolvió a una plaza, la Brasil, la dignidad de su nombre de
espacio público destinado al encuentro feliz de todos. Ahí los sonidos latinos, la cueca, el vals peruano, el son, la cumbia, volvieron a dialogar insolentes con el rock, como no ocurría desfachatados desde los gloriosos tiempos de Los Jaivas.

Podrán callar su escenario, podrán cerrar sus puerta… Habrán también creado un mito. Y el mito será más bullicioso y más desordenado que la revuelta nocturna que (se) quieren evitar. Será el mito del Galpón Víctor Jara, el más glorioso local del santiago musical de esta década. El lugar donde ocurrieron cosas de verdad importantes para nuestra ciudad: vida, baile y encuentro.

Anuncios

Un comentario en “GALPÓN VÍCTOR JARA: CORRELÉ CORRELÉ CORRELÁ, CORRELÉ QUE TE VAN A MATAR

  1. un nuevo abuso del neo-conservadurismo. Que si acepta y tiene lleno de café con piernas el centro de la ciudad y los cines tradicionales convertidos en tripack del porno…y en cine de cabritas; el centro lleno de discriminación y marginalidad
    (pero todo eso no es peligroso, para ellos…) pero cerrar el galón con la excusa de la molestía…lo que les molesta es que sea un lugar donde se junta lo “peligroso”, lo que cuestiona su sistema con todas las cualidades
    mencionadas por logo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s