04 DE AGOSTO DE 2011

Fotografía obtenida en internet

Tal como el 30 de junio de 2011, la jornada de este 04 de agosto será recordada por mucho tiempo. El 30 de junio, por la jornada hermosa de movilizaciones alegres y artísticas por las calles de la ciudad, con doscientas mil personas por la Alameda. El 04 de agosto, por la jornada crítica, represiva, emocionante que concluyó con una protesta ciudadana contundente y decidida.

Después de 20 años, una mayoría de chilenas y chilenos ha decidido volver a manifestar con absoluta claridad cuál es su visión de país. Los estudiantes secundarios y universitarios mostraron el camino a seguir hace ya más de dos meses, con un movimiento propositivo, pacífico y lleno de alegría e irreverencia, y rápidamente la ciudadanía adherió con fuerza a este llamado estudiantil para hacer propio el diagnóstico de que el modelo educacional (y general de desarrollo del país) debe ser profundamente revisado y modificado.

No solo el gobierno, sino que la clase plítica completa ha reaccionado con una ceguera y una ineptitud francamente preocupantes, y la expresión máxima de dicha situación cuajó este jueves 04 de agosto de 2011. Con insólita tosudez, la Intendencia y el Ministerio del Interior no permitieron la realización de marchas por la Alameda, marchas que, con cierto grado de realismo, si se hubiese permitido realizarlas estas hubieran logrado una convocatoria menor que las alcanzadas por las marchas de junio y julio. Incluso muchos pensaron que estas podrían haber mostrado un movimiento social ya algo agotado.  Personeros de gobiernos indicaron continuamente que la prohibición a ocupar la Alameda se debía a que ellos debían procurar mantener el “orden público” y que los vecinos del sector centro ya estaríamos aburridos de las movilizaciones por la Educación.

Lo que terminó ocurriendo este 04 de agosto terminó siendo algo muy distinto a la mantención del orden público. Desde las 9 de la mañana Carabineros violó derechamente Garantías Constitucionales (ningún grupo de más de 5 personas podían caminar juntas por las veredas en las inmediaciones de Plaza Italia) y la represión policial fue constante y dura durante todo el día. Vicuña Mackenna, Portugal, Marcoleta, Huérfanos, Parque Forestal, Lastarria, Curicó, Parque Bustamante, PAseo Ahumada, San Diego estuvieron todo el día en la práctica sitiados, con contingentes policiales gigantes y que tomaban medidas contra la gente, con palos, gases y aguas tóxicas, ante el mínimo intento de manifestación popular. Toda la mañana el centro estuvo lleno de escaramuzas y de dificultades para moverse con libertad por calles y veredas.

A las 6 de la tarde la gente intentó una vez más poder marchar desde Plaza Italia y nuevamente carabineros sobrerreaccionó de manera chocante e inaceptable. Si la preocupación sincera de ellos era mantener el “orden público”, en la práctica fue justamente carabineros quienes más hicieron por generar el caos en el centro de la ciudad, con la aplicación “disuasiva” de una verdadera lluvia de gases lacrimógenos sin parar. Las barricadas no se hicieron esperar. Todo el centro se mantenía sitiado.

¿Y los vecinos estaban realmente hartos de las movilizaciones?  Durante la tarde, por facebook y twiter había comenzado a circular la idea de generar un gran cacerolazo a eso de las 21 horas en toda la ciudad en apoyo de las movilizaciones por Educación Pública. Pues bien, una hora antes de los programado, y de manera absolutamente espontánea, los vecinos del centro de Santiago, agotados en realidad de la represión policial y de la prohibición obtusa a manifestarse, comenzaron un cacerolazo inédito en la historia de la Transición chilena. Primero tímidamente frente al Santa Lucía, luego transmitido a través de las Torres San Borja hacia Vicuña Mackenna. A los pocos minutos todo el centro era un reguero de ruido metálico que bajaba furioso desde los ventanales de los edificos, de los postes de las calles, de las bocinas de los pocos autos que lograban transitar entre el estado de sitio policial y las barricadas.

A las 9 de la noche, el gran cacerolazo de repudio a la actitud del Gobierno y de apoyo al movimiento estudiantil sonaba fuerte y claro por toda la ciudad. Desde La Reina y Las Condes a Pudahuel y Maipú, desde La Florida y La Pintana a Quilicura y Conchalí. En algunas partes media hora; en otras partes, hora y media. De manera insólita, mientras la ciudad sonaba al unísono y transversalmente, el subsecretario del Interior señalaba que las manifestaciones habían sido “menores” y que no contaban con el apoyo de la ciudadanía. ¡¡Ni el ruido hermoso de las cacerolas por los cielos lograban escuchar los personeros de Gobierno ya no solo ciegos, sino también completamente sordos!!

La música de las calles, la música de los ciudadanos, terminó revitalizando, llenando de energía un movimiento completamente validado por la ciudadanía. El Gobierno, por evitar una marcha focalizada, terminó provocando una gran protesta general, ya no solo por la Educación (“la madre de todas las batallas”, como el mismo Presidente dijo hace algún tiempo), sino en rechazo a la violencia de Estado y en pos de la recuperación de los espacios públicos, libres y también para todos. El cacerolazo fue una manifestación de amor por la ciudad, por los derechos ciudadanos, por la convicción de todos nosotros de que somos responsables de qué país queremos vivir. El ruido de las ollas es el ruido de quiebre de años adormecidos y este 04 de agosto nuestro reclamo buscó expresar que estamos acá, que no solo estamos viendo televisión (el cacerolazo fue al momento de los noticieros), trabajando, durmiendo…

Nuestra vida en las ciudades necesita de muchos momentos como el del cacerolazo y como los de la Gran Marcha del 30 de junio. Nuestra vida en comunidad (aún frágil, recién despertando, pero llenándose de convicciones y compromisos y de ir aprendiendo a ser ciudadanos) no necesita ni debe tolerar jornadas tan violentas, absurdas, deprimentes como las de este 04 de agosto con calles sitiadas, gases por todas partes y prohibición de caminar en grupo (!). Por eso este 04 de agosto fue un tocar fondo y un renacer a la vez. Por eso el cacerolazo fue el canto de la ciudad ganosa de participar de la vida. Por eso la respuesta fue nuestra, espontánea, contundente, alegre y contrastante con la realidad de vio,encia que en nuestras calles ocurría.

Ya bien entrada la noche, y como guinda de la torta, de pronto el fuego se hace presente en calle San Diego con Tarapacá. La tienda de La Polar del sector se consumía completamente por un incendio intencional generado por un grupo de personas que sumaron la rabia por la represión policial al hastío por la estafa generalizada que dicha multitienda llevó a cabo desde ya hace mucho contra sus clientes. Lo terrible con lo heroico, la violencia del Estado y la rabia de la persona de a pie, el mechero de pólvora prendido por la frustración y la impotencia ante un modelo que ya no da más. Los que estaban ahí gritan con cierto aire de júbilo la caída del ícono del modelo usurero. Es otra violencia, también es violencia. Así acababa el día.

Visión del incendio en La Polar de San Diego con Tarapacá desde las Torres San Borja, en Av. Portugal

04 de agosto de 2011. Una jornada larga, dura, agotadora en la ciudad. Una jornada crítica, triste casi todo el día, emocionante con su corolario musical nocturno. De seguro, un momento de inflexión en la historia nuestra entre 20 años de transición pactada a espaldas de la ciudadanía adormecida y los tiempos, confusos, inciertos, pero llenos de esperanza, sueños, luchas y valor, por venir.

BONUS: SEGUNDA JORNADA DE CACEROLAZO, VIERNES 05 DE AGOSTO DE 2011, TORRES SAN BORJA

Anuncios

5 comentarios en “04 DE AGOSTO DE 2011

  1. Acabo de descubrir tu blog y lo encuentro maravilloso, cómo logras plasmar el amor por la ciudad, el paisaje urbano, los espacios, su gente, lleno de emociones y reminiscencias… Siga adelante y gracias por tu buena dedicación.

    Me gusta

  2. Pingback: URTICARIA Y FOBIA A MARCHAS POR FRENTE DE LA MONEDA « SANTIAGO TE CONOZCO

  3. Pingback: EN NOMBRE DE LA DIZQUE LIBERTAD: PIÑERA PRESENTA PROYECTO DE LEY QUE CRIMINALIZA LAS MANIFESTACIONES PÚBLICAS « CONVERSACIÓN EN EL CONSULADO

  4. Pingback: A UN AÑO DEL 04 DE AGOSTO DE 2011, UN BALANCE | CONVERSACIÓN EN EL CONSULADO

  5. Pingback: LA DETENCIÓN DE LOS “COMPA” TERRORISTAS (… ¿Y DE QUÉ SE ADMIRA EL GOBIERNO DE CHILE?) | CONVERSACIÓN EN EL CONSULADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s