TERREMOTOS: EL REY DE LA CHICHA Y EL CHANCHO

Es como que quedara en medio de una penumbra. En una esquina, piola, casi sin verse. Desde Recoleta, aparenta de esas picás pequeñas y tranquilas, pero no más entrar se abre la vista a un gran salón regido por una gran pipa chichera como columna vertebral. Al fondo, el mesón de donde surgen los dulces…